Ley No. 544-14 de Derecho Internacional Privado de la República Dominicana

Ley No. 544-14 de Derecho Internacional Privado República Dominicana, de 15 de octubre de 2014, la cual tiene por objeto regular las relaciones privadas internacionales de carácter civil y comercial en la República Dominicana, en particular; 1)La extensión y los limites de la jurisdicción dominicana; 2) La determinación del derecho aplicable; 3) Las condiciones del reconocimiento y ejecución de las decisiones extranjeras.

En su articulo 2 excluye las materias administrativas, el arbitraje comercial el cual se rige por la Ley 489-08, la Ley 50-87 que deroga y sustituye la Ley No. 42 sobre las Cámaras de Comercio, Agricultura e Industrias de la República, La quiebra y otros procedimientos análogos.

Los tratados internacionales de los que la República Dominicana sea parte prevalecerán en todo caso.

Los Tribunales dominicanos serán competentes con carácter exclusivo en lo siguiente:

  1. Derechos reales y arrendamientos de inmuebles que se encuentren en territorio dominicano;
  2.  Constitución, validez nulidad o disolución de una sociedad comercial que tenga su domicilio en territorio dominicano, así como respecto de los acuerdos y decisiones de sus órganos cuando  estos afecten a su existencia frente a todos;
  3. Validez o nulidad de las inscripciones practicadas en un registro dominicano;
  4. Inscripciones o de validez de patente y otros derechos sometidos a deposito o registro cuando se hubiere solicitado o efectuado en la República Dominicana;
  5. Reconocimiento y ejecución en territorio dominicano de resoluciones judiciales y designaciones arbitrales dictadas en el extranjero;
  6. Medidas conservatorias que sean ejecutables en la República Dominicana.
  7.  Los procesos relativos a la determinación de la nacionalidad dominicana.

Los Tribunales dominicanos serán competentes, con carácter general, cuando las partes se hayan sometido expresa o tácitamente a dichos tribunales, a menos que se trate de una de las materias contempladas en los artículos 11 y 15, en cuyo caso se aplicara lo dispuesto en dichos preceptos.

Los tribunales dominicanos serán competentes, en las siguientes materias, referentes a los derechos de la persona y la familia:

  1. Declaración de desaparición o fallecimiento, cuando la persona sometida a tal medida hubiere tenido su ultima residencia habitual en territorio dominicano.
  2. Incapacitación  y de medidas de protección  de la persona o de los bienes de los menores se estará a lo previsto en el Convenio de La Haya de 19 de octubre de 1966 relativo a la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento, la ejecución y la cooperación en materia de responsabilidad parental y de medidas de protección de los niños; respecto de incapacitados mayores de edad, conocerán los tribunales dominicanos cuando estos tuvieren su residencia habitual en la República Dominicana;
  3. Relaciones personales y patrimoniales entre cónyuges, nulidad matrimonial, separación y divorcio, cuando ambos cónyuges posean residencia habitual en la República Dominicana al tiempo de la demanda, o hayan tenido su ultima residencia habitual común en la República Dominicana y el demandante continúe residiendo en la República Dominicana al tiempo de la demanda, así como cuando ambos cónyuges tengan la nacionalidad dominicana;
  4. Filiación cuando el hijo tenga su residencia habitual en la República Dominicana al tiempo de la demanda, o el demandante sea dominicano y resida habitualmente en la República Dominicana desde al menos seis meses antes de la interposición de la demanda.
  5.  Constitución de la adopción, cuando el adoptante o el adoptado sea dominicano o resida habitualmente en la República Dominicana;
  6.  Alimentos, cuando el acreedor de los mismos tenga su residencia habitual en territorio dominicano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *